Motor

Triumph lanza la moto de James Bond para 60 únicos clientes

La Speed Triple 1200 RR Bond Edition celebra seis décadas del agente británico en una edición numerada desde 24.995 euros.

La última película, por ahora, de James Bond, No Time To Die, se rodó en 2019 aunque se estrenó dos años después por el Covid y, por primera vez en la historia, la mítica marca británica Triumph Motorcycles fue la proveedora exclusiva de motos.

Pues bien, una de esas máquinas de dos ruedas se acaba de subastar por un precio récord, la Triumph Scrambler 1200 XE que utilizan en la película tanto el actor Daniel Craig (James Bond) como los especialistas Paul Edmondson y Martin Craven. Salió con un precio estimado de entre 20.000 y 30.000 libras, pero se disparó a las 138.600, aunque quizás influyera que se trataba de una subasta benéfica organizada por Christie’s y EON Productions para celebrar los 60 años de la franquicia de James Bond.

Foto parte delantera Triumph James Bond
El poderoso carenado frontal reproduce el interior del cañón de la pistola de 007 como aparece en las imágenes de arranque de todas las películas, y el dato frontal con luces LED le da un aspecto vintage.

Edición limitada

También con el objetivo de conmemorar este aniversario, Triumph Motorcycles acaba de lanzar una exclusiva serie limitada especial de su icónico modelo Speed ​​Triple 1200 RR dedicada a Bond y a sus películas. Solo se van a hacer 60 unidades, una por cada año de historia del personaje, un trabajo meticuloso, lleno de detalles originales y guiños al agente británico más famoso del planeta.

Cada unidad está personalizada con una placa de diseño insertada en el manillar y con el número de cada unidad grabado en ella. Además, todas tienen su certificado, firmado por el CEO de Triumph, Nick Bloor. Incluso en el garaje destaca porque se entrega con una funda especial decorada con el logo 007. La Speed ​​Triple 1200 RR Bond Edition tiene un precio de 24.995 euros sin impuestos.

Foto edición limitada Triumph James Bond
La Speed ​​​​Triple 1200 RR lleva la edición limitada hasta su última expresión y luce una placa de diseño especial directamente en el manillar, con el número de cada unidad grabado.

Para hacer esta moto única, Triumph ha tomado como base su modelo roadster más sofisticado, la Speed ​​​​Triple 1200 RR, con un característico faro circular frontal e inserciones de carbono en el centro, el guardabarros delantero y otras piezas. Construida sobre un marco de aluminio ligero y compacto, tiene una posición de conducción que busca el máximo control en la carretera. La suspensión Öhlins es electrónica, semiactiva y multirregulable delante y detrás, adaptada a las características de esta moto. Los frenos son Brembo de alto rendimiento, con pinzas monobloque de doble pistón y discos flotantes de 320 mm delante y de 220 mm detrás. Lleva llantas de 17 pulgadas con neumáticos Pirelli Diablo Supercorsa SP V3.

Para propulsarse emplea la última evolución del motor 1200 que le da nombre, de tres cilindros y 1.160 cc con una potencia de 180 caballos a 10.750 rpm y 125 Nm de par máximo a 9.000 rpm. La caja de cambios, integrada, compacta y muy ligera, es de seis velocidades y el embrague servoasistido. El escape deportivo, acabado en acero inoxidable, le aporta un sonido personal. Se completa con un equipamiento tecnológico que mejora la seguridad de conducción y el confort del piloto. Lleva una pantalla TFT de cinco pulgadas que incorpora sistemas de conectividad compatibles con los teléfonos y reproduce música, controla conversaciones y puede servir como navegador. Todas las funciones se ven en el panel de instrumentos, que también luce un cronómetro de vueltas por si se utiliza en la pista. Con ABS de última generación, control de crucero electrónico y control de tracción, toda la iluminación es LED y el arranque, sin llave, con bloqueo de la dirección y de la apertura del tapón de combustible.

Foto horquillas Triumph James Bond
Los colores son exclusivos y no se volverán a utilizar esas combinaciones. Las horquillas Öhlins de las suspensiones delanteras son doradas, color que se repite en algunos detalles como el logo de la marca.

A partir de esta base, el diseño no puede ser más sofisticado. Combina los colores black, granite grey y storm grey, y el logotipo conmemorativo ‘60 Years of Bond’ decora los costados del tanque de combustibles. Todo ello combinado con algunos acabados dorados y el emblema de Triumph. Una pieza única para amantes de James Bond que se revalorizará en pocos meses.

Aunque el vehículo favorito de 007 es un coche deportivo, cuya marca ha ido evolucionando a lo largo de los años, también, a veces, se sube a una moto. Triumph no ha sido la única que ha pilotado James Bond. En la novela Panorama para matar (1961) de Ian Fleming, creador del personaje, utilizaba una británica BSA (Birmingham Small Arms) M20 de origen militar. Cuando llegó al cine, Sean Connery utilizó en Diamantes para la eternidad (1971) un rudo triciclo Honda ATC 90 monocilíndrico. Pero por suerte para Connery, pudo sacarse la espina 13 años después en Nunca digas nunca jamás (1983) con una rápida Yamaha XJ 650 Turbo.

Foto aérea Triumph James Bond
Las inserciones de carbono en el tanque y la parte central unidas a la posición de conducción refuerzan la deportividad de una moto única.

El irlandés Pierce Brosnan, que fue 007 en cuatro películas, se estrenó con GoldenEye (1995) y una Cagiva W16 600 de 1994 (un poco fuera de lugar en una película ambientada en 1986). En El mañana nunca muere (1997) se puso al manillar de una fantástica BMW R1200C Cruiser. Y además de las Triumph de la última entrega, el 007 Daniel Craig utilizó en Skyfall (2012) una moto de cross, la Honda CRF250R.