Hotel Boca de Agua en Bacalar, el lujo consciente

Hoteles

Hotel Boca de Agua en Bacalar, el lujo consciente

Sus casas-árbol ofrecen una experiencia natural a la vez que confortable y sofisticada a sus huéspedes, basada en la sostenibilidad y la cultura local.

En el corazón del pueblo de Bacalar, en el estado mexicano de Quintana Roo, emerge una joya arquitectónica que desafía el concepto de lujo: el Hotel Boca de Agua. Situado junto a la laguna de Los Siete Colores, este retiro propone a sus clientes una fusión con la exuberante vegetación local. El objetivo es ofrecer a sus huéspedes una experiencia única.

La mente detrás de esta obra arquitectónica es Frida Escobedo, nacida en la Ciudad de México en 1979 y ganadora del premio Charlotte Perriand en 2024. Con la mirada puesta en la sostenibilidad y la conexión con la naturaleza, Escobedo ha creado un espacio que va más allá de la comodidad y abraza la regeneración como centro del espacio.

En la imagen superior, entrada al complejo hotelero, donde se aprecia el entorno natural privilegiado en que se encuentra. Sobre estas líneas, una de las 26 casas–árbol que componen Boca de Agua.

Con el objetivo de impactar positivamente en la inclusión social, el crecimiento económico local y la preservación de la naturaleza, el Hotel Boca de Agua apuesta por el turismo regenerativo, un compromiso real con la comunidad local y el medio ambiente que se combina perfectamente con una estancia de lujo con todas las comodidades y experiencias exclusivas, incluida piscina privada en prácticamente todas las opciones de alojamiento.

Un entorno privilegiado

El hotel se compone de 26 casas–árbol, cuidadosamente apoyadas sobre pilotes para minimizar el impacto sobre el terreno y elevar a los huéspedes a nuevas dimensiones de confort. Inspiradas en la tradición arquitectónica local, se han construido con madera de Chicozapote de origen local, extraída con la aprobación del Forest Stewardship Council (FSC). Esta elección de materiales no solo asegura la sostenibilidad, sino que también crea un ambiente cálido y acogedor que conecta a los huéspedes con el entorno.

El interior de las estancias, como se puede apreciar en la foto, apuesta por la iluminación natural y el predominio de la madera.

El diseño de las casas de árbol incorpora celosías de madera que permiten el paso de la luz, creando un juego de sombras que realza la estética del lugar. Los tonos neutros de la paleta de colores reflejan la serenidad del entorno, invitando a los huéspedes a sumergirse en la naturaleza que los rodea.

Una experiencia inmersiva

La conexión con la cultura local se extiende al mobiliario del hotel, elaborado por artesanos que utilizan residuos reciclados de procesos industriales cercanos. Entre las marcas mexicanas destacadas se encuentran Bandido Studio, Cacao Design, Nossara Towel y Hacha Ceramics, cada una aportando piezas exclusivas que añaden un toque auténtico a la experiencia de alojamiento del Hotel Boca de Agua.

El agua, tal y como se ve en la imagen, juega un papel crucial en la composición del complejo hotelero.

En consonancia con su compromiso de regeneración cultural, el hotel colabora con la organización sin fines de lucro Mono Araña –una de las especies que conviven en libertad en los árboles de la propiedad–, dedicada a la protección y expansión del hábitat natural de estos primates en la zona. Esta asociación ofrece a los huéspedes la oportunidad de contribuir con diversas iniciativas de preservación ambiental durante su estancia.

Como parte de sus compromiso con la sostenibilidad, el Hotel Boca de Agua cuenta con una planta de tratamiento de aguas residuales, asegurando que ninguna sustancia perjudicial termine en la laguna de Los Siete Colores y demuestra que es posible la actividad hotelera no destructiva y que el turismo de lujo no tiene por qué ser nocivo para el entorno.

Este hotel se enmarca en las proximidades de la laguna de Los Siete Colores, en la imagen, por lo que los huéspedes encuentran una gran variedad de actividades acuáticas de ocio y relax.

Desde su apertura en noviembre de 2023, el Hotel Boca de Agua se erige como un lugar de lujo consciente. La opulencia se entrelaza con la responsabilidad y la elegancia se encuentra con la ética, creando un nuevo estándar para la sofisticación consciente.