Omega Speedmaster Dark Side of the Moon Apollo 8: rumbo a la Luna

Relojes masculinos

Omega Speedmaster Dark Side of the Moon Apollo 8: rumbo a la Luna

La firma suiza reedita el reloj con el que en 2018 rindió homenaje a la misión espacial. Una evolución que incluye un nuevo movimiento y más guiños al programa de la NASA.

Grandes avances tecnológicos permitieron a los humanos orbitar por primera vez la Luna en la nave espacial Apollo 8, en 1968. Igualmente, la tecnología de vanguardia ha propiciado que la firma Omega actualice el reloj Speedmaster Dark Side of the Moon Apollo 8, lanzado en 2018, coincidiendo con el 50 aniversario de la misión. Una reedición con aún más guiños al programa espacial y al satélite, que añade cambios en varios de sus componentes, pero estéticamente sutiles.  

En un primer vistazo, el más apreciable de ellos (junto con la inscripción Tachymètre en amarillo del bisel) es el diminuto segundero situado en una subesfera a las 9 horas. En esta versión del reloj se ha sustituido la manecilla blanca por la figura en miniatura del potente y famoso cohete Saturno V, lanzado al espacio con la nave Apollo 8 tripulada por Frank Borman, Jim Lovell y William Anders. Este pequeño gran detalle, cuya patente está en trámite, es una pieza en 3D conformada mediante torneado por láser y fabricada en titanio de grado 5. Los colores se han logrado con barniz blanco, recorte y ennegrecido a láser.  

Speedmaster Dark Side of the Moon Apollo 8 incorpora una correa de caucho perforada con pespuntes amarillos
En la imagen superior, parte de la esfera del Speedmaster Dark Side of the Moon Apollo 8, decorada con una textura que emula los cráteres de la Luna. Sobre estas líneas, el mismo reloj, que lleva una correa de caucho con pespuntes y orificios en amarillo, a juego con algunas de las manecillas.

Con el mismo tamaño de caja de 44,25 mm, algo menos de grosor (ahora 13 mm, antes 13,80) y cerámica negra, la versión de 2024 funciona con un calibre distinto a su antecesor, más actual, el 3869, de carga manual. Este dota al reloj de una reserva de marcha de hasta 50 horas, lo que supone dos más con respecto al anterior (1869). Además, esta versión (referencia 310.92.44.50.01.001) ofrece una hermeticidad de 50 metros y cuenta con el certificado Co-Axial Master Chronometer, asegurando el más alto nivel de precisión, prestaciones cronométricas y resistencia al magnetismo. 

esfera Speedmaster Dark Side of the Moon Apollo 8 de aluminio anodizado negro
El reloj de Omega integra una esfera esqueletada de aluminio anodizado negro e incorpora una caja de 44,25 mm de cerámica.

En cuanto a la estética, la esfera (esqueletada y protegida por un cristal de zafiro) está compuesta de aluminio anodizado negro y adornada con la corteza del astro. El movimiento revela una meseta lunar con un relieve más definido de los cráteres que su predecesor. Esta textura representa la superficie del cuerpo celeste visto desde la Tierra, mientras que la parte posterior del reloj proporciona unas “vistas” de la cara oculta sobrevolada por primera vez por los tripulantes del Apollo 8.  

El diminuto segundero de titanio de grado cinco reproduce la forma del cohete Saturno V, que fue lanzado al espacio con la nave Apollo 8.

Al igual que en el primer Speedmaster Dark Side of the Moon Apollo 8, el segundero central y las agujas del cronógrafo se han coloreado de amarillo, a juego con los marcadores horarios, el logo Speedmaster y los pespuntes de la correa de caucho perforada (con hebilla de cerámica y cierre desplegable).   

Del anterior hereda también las mismas inscripciones en la parte trasera, solo que ahora destacan más y son más legibles. Entre ellas, We’ll see you on the other side, las últimas palabras transmitidas al centro de control por el piloto del módulo de mando, Jim Lovell, justo antes de que la misión desapareciera en dirección a la cara oculta de la Luna y se perdiera el contacto por radio. 

El reloj Omega Speedmaster Dark Side of the Moon Apollo 8 se comercializa con un precio de 15.800 euros.

La cara oculta del reloj, que deja ver los mecanismos, como el nuevo calibre 3869, representa la cara oculta de la Luna, orbitada por primera vez en la misión del Apollo 8.