El primer Royal Oak Automático de 34 mm en cerámica blanca 

Relojes femeninos

El primer Royal Oak Automático de 34 mm en cerámica blanca 

La estética monocromática contrasta con los detalles en oro rosa y una esfera en color plateado. 

La cuenta atrás para la Navidad ha comenzado. Los relojes son una apuesta segura para regalar o regalarse en esta época de compras como ninguna otra del año. De la firma Audermars Piguet, una opción minimalista para hombre son los Royal Oak Offshore de la nueva colección diseñada en colaboración con Matthew Williams de la firma 1017 ALYX 9SM. Y para mujer, una alternativa es el primer modelo Royal Oak Automático de 34 mm en cerámica blanca.  

Su hermano de color negro (referencia 77350CE) fue lanzado en 2021, y este año estrena su versión íntegramente en el tono de la nieve con un acabado satinado. Todo un reto puesto que es un material más duro que en negro, lo que complica la construcción de la caja y el brazalete. La ventaja con respecto al metal es que es muy resistente a los arañazos. Con un tamaño ideado para muñecas pequeñas, este modelo Royal Oak Automático, de caja de 34 mm con un grosor de 8,8 mm, brinda funciones de horas, minutos, segundos centrales y fecha.  

En la imagen superior, esfera del Royal Oak Automático de 34 mm en cerámica blanca de color plateado adornada con el motivo Grande Tapisserie. Sobre estas líneas, imagen del reloj que muestra la caja con el bisel octogonal decorado con tornillos de oro rosa hexagonales.

Para obtener el contraste con el blanco, la manufactura suiza se ha decantado por detalles en oro rosa: los tornillos, las agujas, los índices, el fondo y la masa oscilante. Para la esfera, en cambio, ha elegido el plateado, y está adornada con el motivo Grande Tapisserie, el mismo que introdujo en 2022 para celebrar el 50 aniversario del Royal Oak. Las letras de la esfera con el nombre de la firma aplicada se han obtenido mediante crecimiento galvánico, un proceso similar a la impresión 3D. Los ocho tornillos hexagonales acabados a mano cumplen una doble función, la de fijar la caja al bisel octogonal y embellecer el reloj con el oro rosa de 18 quilates. 

En la parte posterior del reloj, el fondo de cristal de zafiro permite ver el borde, la masa oscilante en oro rosa de 22 quilates y algunos elementos del mecanismo. El brazalete, también blanco, cuenta con un cierre desplegable de acero ennegrecido a través de un tratamiento DLC (Diamond-Like Carbon). Siguiendo los nuevos códigos estéticos inaugurados el año pasado, el brazalete incorpora pasadores invisibles integrados directamente en los pernos para enlazarlos con los eslabones. 

El brazalete del Royal Oak Automático también es de cerámica blanca, y lleva pasadores invisibles integrados directamente en los pernos para enlazarlos con los eslabones. 

Si bien el reloj Royal Oak Automático de 34 mm en cerámica blanca (77350CB.OO.1266CB.01) estrena estética monocromática, por dentro el corazón no varía con respecto al Royal Oak de 2020: el calibre 5800 de carga automática. Este brinda una reserva de marcha de 50 horas. La hermeticidad alcanza hasta 50 metros. Conforme a la tradición, el movimiento presenta decoraciones de alta gama como Côtes de Genève, graneado circular y satinado tipo rayos de sol. El mecanismo cuenta con un diámetro total de 23,9 mm ((10 ½ líneas), un grosor de 4 mm, 28 rubíes, 186 componentes y una frecuencia del volante de 4 Hz (28,800 alternancias/hora). 

Royal Oak Automático de 34 mm en cerámica blanca se comercializa por 54.900 euros. De este mismo material están disponibles dos modelos en negro, uno con la esfera también negra (54.900 euros) y otro con ella multicolor fruto de la colaboración de Audermars Piguet con la joyera Carolina Bucci (59.000 euros).  

El fondo de cristal de zafiro deja ver parte del mecanismo y la masa oscilante y el borde en oro rosa.