Manu Campa, el retratista del motor

Coches

Manu Campa, el retratista del motor

El pintor madrileño es internacionalmente conocido por sus obras de coches, motos y pilotos.

Encontrar la inspiración puede resultar complicado para los artistas. En ocasiones, aparece cuando menos se espera. A veces el numen se da en los rincones más recónditos, otras se encuentra a simple vista, en la rutina, en los gustos de uno, en los pequeños detalles. A Manu Campa, pintor madrileño nacido en 1983, se le manifestó desde pequeño, aunque él aún no lo sabía: el motor. Desde la infancia ha disfrutado de los coches y las motos, aunque nunca pensó en que fueran a ser su musa de por vida. Todo cambió desde que le regalaron un Volkswagen Tipo 1, conocido mundialmente como “el escarabajo”. Decidió dejar atrás los retratos, los paisajes urbanos y las escenas cotidianas para en su lugar plasmar sobre un lienzo vehículos, especialmente los clásicos. Con una vocación artística temprana, se licenció en 2008 en la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha dejado de dedicarse a su pasión: la pintura. 

En la imagen superior, retrato de Manu Campa acompañado de sus inseparables pinceles. Sobre estas líneas, con algunas de sus últimas obras pictóricas.

Pregunta. Sus cuadros siguen todos una misma temática: el mundo del motor. ¿Qué le impulsa a representar coches o motos en su obra? ¿De dónde le viene la inspiración?

Respuesta. Desde pequeño siempre me han gustado mucho los coches, en particular los clásicos. En nuestra boda nos regalaron un VW Escarabajo y, a partir de ahí, comencé poco a poco a meterme en el mundillo y a pintar más y más coches. Al poco tiempo, se convirtieron en los protagonistas indiscutibles de mis obras. 

P. ¿Siempre ha querido ser pintor? 

R. Siempre me ha gustado pintar. En mi familia hay tradición, así que tampoco fue ninguna sorpresa cuando me decanté por Bellas Artes.

Los coches clásicos de Mercedes-Benz son muy retratados por Manu Campa. En la imagen, modelo Mercedes Gullwing, con el estilo característico del pintor que domina los reflejos y las curvas.

P. ¿Hay alguna otra disciplina artística que le llame la atención?

R. Si tuviera que elegir otra disciplina sería sin duda alguna la escultura. 

P. Su reconocimiento internacional en el sector automovilístico es impresionante. ¿Qué significan para usted fabricantes como Porsche o BMW?

R. Son marcas que han hecho historia dentro del mundo del automóvil. Me siento muy afortunado por tener una muy buena relación con ambas. 

La obsesión de Manu Campa por los coches de carreras le viene de pequeño. En la imagen, una de sus obras con un McLaren de Ayrton Senna.

P. ¿Y cómo es codearse y retratar a personalidades de este mundillo, como puede ser Marc Márquez?

R. Es ya, antes de retirarse, una leyenda del motociclismo. Tengo la suerte de haber estado con él en un par de ocasiones, le he retratado un par veces y espero que la ocasión vuelva a repetirse. 

Marc Márquez posando con su cuadro de Manu Campa.

P. Tras una extensa trayectoria pintando, ¿a qué cuadro le guarda especial cariño?

R. El año pasado realicé una exposición en Miami que fue muy especial para mí, el Tape Project. Quería darle una vuelta a lo que hago habitualmente, pero sin salir del mundo del automóvil y creando algo más artístico y especial y estoy feliz con el resultado. Son cuadros basados en maquetas, con una cinta para crear un trampantojo. Hay Tape Project para largo. 

P. Después de tanto tiempo dedicándose a la pintura, ¿recuerda cuál fue su primera obra?

R. No hay primera obra. Llevo desde que tengo uso de razón con un lápiz en la mano. Siempre he disfrutado mucho pintando. 

Pintura con el deportivo de la marca RUF, la cual utiliza los chasis de vehículos Porsche para realizar sus propias versiones.

P. Ha creado una identidad propia, muy reconocible a simple vista. ¿Qué referentes tiene del mundo del arte?

R. Admiro a muchísimos pintores, como Sorolla, Hopper, Lucian Freud o Antonio López. Todos ellos tienen un estilo único y enorme destreza pictórica.

P. Su éxito le ha llevado a pisar galerías en Tokio, Nueva York, Shangái o Miami. ¿Cuál es su límite? ¿Cuál es el sueño que le falta por cumplir?

R. Me quedan muchos sueños aún por cumplir y esa me parece la mejor parte, que todavía quedan muchas metas a las que llegar. 

P. Por último, ¿qué tipo de coche (o moto) es su favorito a la hora de pintar?

R. Sin duda, el Porsche 911. Tiene unas curvas, unas formas y unos volúmenes que lo convierten, por sí solo, en una obra de arte.

Porsche 911 creado por Manu Campa. Es el coche que más le gusta pintar.