Inés Benavides, entre el interiorismo y el mobiliario escultórico  

Muebles

Inés Benavides, entre el interiorismo y el mobiliario escultórico  

La diseñadora confiesa que no sigue las tendencias, aunque para ella todo vale si está bien hecho.

Define su estilo como ecléctico, mezclando texturas, lo clásico con lo actual, los materiales nobles con objetos únicos… Una forma de entender el interiorismo marcada por una formación poco habitual en el mundo del diseño, como es la ingeniería de minas, y el haber vivido en siete países y trabajado en las grandes capitales de referencia en el arte (París, Roma, Londres y Nueva York). Hija de un diplomático, Inés Benavides nació en Guatemala (6 de abril de 1968) y es políglota, habla cuatro idiomas.

Apasionada del diseño y el trabajo artesanal y con la máxima del rigor en todas las fases de un proyecto, combina su faceta de diseño de interiores en viviendas y locales comerciales con la creación de mobiliario escultórico de ediciones hiperlimitadas, desde mesas hasta lámparas, en un trabajo en el que experimenta con técnicas y materiales.  

En la imagen superior, la diseñadora de interiores Inés Benavides, con más de 20 años de experiencia en este sector. Sobre estas líneas, una de sus piezas más distintivas, Cubb, que cumple una doble función de mesita y taburete. Está hecha a mano y cada una es única.

Uno de los diseños más reconocibles de la diseñadora, y el único que produce en serie, es el Cubb. Una pieza versátil por su doble uso como mesa auxiliar o asiento, con múltiples opciones de colores y en versiones redonda o cuadrada. De metal y hecha a mano, y un aspecto similar a una lata estrujada, ninguna es igual.  

Este escritorio es una de las primeras piezas que diseñó Inés Benavides y es la que más le gusta de todas las que ha creado.

Pregunta. Define su estilo como ecléctico, ¿en qué se basa principalmente para decorar así?  

Respuesta. El estilo ecléctico para mí es el moderno del siglo XXI, pero sin olvidar mis raíces clásicas. Posiblemente otros lo definirán de otra forma, pero para mí es así. En él se mantiene intacta la esencia original, pero se actualiza y se pone al día incorporando piezas y textiles modernos. El resultado es un clásico más fresco, menos formal y mucho más cómodo. 

P. ¿Cómo ha evolucionado desde que comenzó como interiorista hace más 20 años? 

R. En los últimos años he vuelto a tendencias más clásicas de las que tenía cuando empecé. Vengo de una familia donde la tradición es importante, y al principio intenté buscar mi propio camino desmarcándome de todo lo clásico. Ahora estoy volviendo a mis orígenes.  

“En un edificio señorial de principios de siglo hicimos la reforma completa de este piso y también la decoración. Los sofás son el clásico modelo Maralunga, la alfombra de Rug Company, las mesas japonesas modelo pagoda y los Cubbs verdes diseño mío”, detalla Inés Benavides.

P. ¿Qué tienen en común todos sus trabajos? 

R. Mis proyectos son actuales y alegres, pero también mantienen nuestro bagaje cultural. Me gusta mezclar diferentes estilos creando viviendas eclécticas y cosmopolitas, espacios modernos pero cálidos. Busco espacios abiertos, bases neutras con puntos de color, y mezclas de texturas para llegar a un buen equilibrio. También incorporo piezas con valor histórico. 

P. Si tuviera que elegir una de sus piezas o muebles diseñados por usted, ¿con cuál se quedaría y por qué? 

R. Difícil… Creo que el que más me gusta es mi escritorio. Lo diseñé al principio de mi carrera y aún me encanta por sus líneas curvas y por el contraste entre el brutalismo del tablero de nogal y la sofisticación de la chapa del frente.  

Consola Kobra, en acero lacado y nogal macizo. Se inspira en las formas modernistas clásicas. 2.950 euros (más IVA).

P. ¿Por dónde va el futuro del diseño de interiores? 

R. No creo demasiado en las tendencias porque todos nos acabamos cansando de ellas. Realmente hay una variedad de oferta increíble. Se ha perdido ‘la moda’ como algo a seguir de forma ineludible. Ahora todo vale si está bien hecho. Aunque sí es cierto que hay una vuelta a lo tradicional, a lo cómodo, a lo confortable… 

P. ¿Cuál cree que es el secreto del éxito de sus proyectos de interiorismo? 

R. Creo que es la combinación de practicidad y estética. La estética es mi forma de vida, pero no se puede vivir en lugar impráctico. Mis proyectos son sumamente racionales y mi forma de trabajar también. 

“Remodelamos este local en Madrid para darle un aire francés de bistrot que además fuera muy acogedor”, explica la interiorista.

P. ¿Cuál es el error más común que comete la gente cuando intenta decorar su casa? 

R. En mi opinión, lo peor es no ser auténtico, intentar copiar el estilo de otra persona o lo que ‘se lleva’ en ese momento. Nuestras casas nos definen como personas y es importante que la identidad del dueño de la casa quede reflejada en el espacio. 

P. ¿Podría compartir algunas reglas que siempre funcionan para decorar un hogar según su experiencia? 

R. Creo que es importante que las piezas que se colocan en los espacios respiren. Por eso, mis casas nunca están abarrotadas.  

Mesa dominó, en acero inoxidable y mármol Thassos. 3.500 euros (más IVA).

P. ¿En qué trabaja actualmente?

R. Ahora estoy con varios proyectos muy bonitos: una gran casa de nueva planta, una casa-palacio que estaba en ruinas, un tríplex en el centro de Madrid… También llevo cuatro años trabajando para la Embajada de Japón, y poco a poco la vamos renovando. 

P. ¿Su lema cada mañana al despertar? 

R. Mi primer pensamiento por las mañanas suele ser para mi familia: mi marido, mi hija o mis padres, que ahora me necesitan más.  

“Decoración en blancos para este salón con vistas a la Biblioteca Nacional. Aquí se combinan los elementos clásicos de la arquitectura con los muebles de diseño moderno”, comenta la diseñadora.
Banco Asana, en acero inoxidable y terciopelo o lino, disponible en distintos colores. 1.580 euros (más IVA).
“Proyecto de una cocina dentro de una librería, ¿o de librería dentro de una cocina? Me parece interesante la ambigüedad…”, señala Inés Benavides.
El Bosque de libros se compone de librerías móviles en acero, laca y piedra caliza. 1.350 euros (más IVA) por unidad.
Silla Martelé, hecha a mano con hierro martelé y patinado dorado y terciopelo. 890 euros (más IVA).
Taburetes Rame, de cobre y hierro martelé. 950 euros (más IVA).
Inés Benavides estudió ingeniería de minas y habla cuatro idiomas.