Troy Smith, el diseñador de muebles que está revolucionando el mundo

Muebles

Troy Smith, el diseñador de muebles que está revolucionando el mundo

Autodidacta, este creador multidisciplinar convierte sillas, camas, mesas o sofás en objetos de arte que él mismo califica como crazy.

Nacido en Canadá, Troy Smith responde al prototipo contemporáneo del creador renacentista, con una fuerte pasión por la belleza en todas sus formas. Es uno de los diseñadores actuales con mayor proyección internacional, y cada una de sus piezas –fundamentalmente mobiliario y pintura– es puro arte en el que se integran una inspiración extraordinaria, una meticulosa labor de artesanía y una excepcional belleza. Su método de trabajo parte de la creatividad, para después desarrollar cada pieza mediante la investigación, la planificación y, a menudo, las más complejas técnicas de ingeniería. Charlamos con él para que nos cuente más sobre sus obras y su proceso creativo. 

En la imagen superior, el diseñador en su taller de Toronto. Sobre estas líneas, la butaca Stripped Long Chair. En ella Smith apuesta por un diseño de líneas verticales combinando madera maciza de arce (la de color claro), padauk (de origen africano, en tonos rojizos) y tapicería de piel.

Pregunta. Sus muebles son rompedores, futuristas y visualmente muy atractivos. ¿En qué se inspira? 

Respuesta. La inspiración me llega como la luz. Normalmente suele estallar una tormenta que lleva tiempo gestándose, pero sucede en un instante. A veces me viene a través de lo visual: algo que veo, algo que me llama la atención, algo que quiero reinterpretar. También puede surgir de un material que encuentro, nuevo o tradicional, con el que me interesa experimentar. En ocasiones las ideas llegan a cuentagotas; otras, a raudales. En esos casos la creatividad fluye y se desborda como un río. Suelo ser más creativo cuando estoy contento y de buen humor. 

P. ¿Siempre ha querido ser diseñador? 

R. La respuesta corta es no. La respuesta larga es que no crecí conociendo el diseño, ni las distintas profesiones que lo engloban. Sabía que la gente creaba y diseñaba cosas bonitas, pero no cómo, ni dónde. Mi padre es constructor, así que crecí rodeado de obras. Él compraba una casa y la reformaba. Lo hice muchas veces de joven. Seguí sus pasos a una edad temprana. Hoy sigo siendo constructor y carpintero.  El diseño no se me presentó a mí, sino que yo me presenté al diseño. Primero por la moda, o al menos desarrollando mi propio estilo a través de la ropa. Los muebles y el arte llegaron mucho más tarde, cuando ya dirigía mi propia empresa de construcción. Quería crear muebles para ampliar mis ingresos, así que empecé a construir algunos con barras de refuerzo, un material de construcción utilizado en todo el mundo. Esto me llevó al mundo del diseño, tanto por accidente como por curiosidad. Llegar hasta aquí me ha llevado más de una década de investigación, viajes, asistencia a exclusivas exposiciones de diseño, conocer gente… Al principio, no tenía ni idea de lo que iba a aprender ni de los mundos que iba a descubrir. Ahora estoy aquí haciendo esto. Pero el viaje nunca termina, y uno sigue buscando, mirando y refinando sus habilidades para ser mejor, más sofisticado. Mejor diseñador y mejor persona, en resumen. 

Troy Smith, en la foto, no creció en un entorno sofisticado. La profesión de su padre le hizo interesarse por la construcción y la carpintería a medida que construía su gusto estético personal. El resultado es un estilo único, en el que conviven la concepción artística y un toque rudimentario.

P. Cuando se empieza a desarrollar un proyecto es necesario pensar en todos sus aspectos. ¿Considera más importante la comodidad, el diseño, los materiales, las técnicas

R. Todo es importante para que un diseño tenga éxito. Hay que trabajar los detalles en la mente, trasladar esas ideas al papel y luego al taller. La experiencia y la técnica permiten cometer menos errores y obtener una obra más refinada. Me gusta asegurarme de que todas mis obras tengan una función y un propósito. Creo que el mejor diseño es útil y bello, eso me dice que su creador ha pensado seriamente en todo el proceso. Una idea atemporal y bien pensada es mucho más atractiva para cualquier persona que algo pensado para un uso a corto plazo. Incluso un ojo inexperto sabe cuándo algo es de calidad. Es innato. El buen diseño es para siempre. 

La estructura del sofá Wedge, en la imagen, está realizada en ébano de Macassar brillante. La tapicería, de un terciopelo extremadamente suave, en palabras de Smith recuerda la melena de un león al sol.

P. Utiliza materiales muy variados, desde metales preciosos a pieles de gran valor... 

R. Los materiales de buena calidad son duraderos. Indican al comprador que la pieza se ha fabricado con esmero y que no está pensada para ser tirada a la basura. Y, por supuesto, el uso de distintos materiales evoca sensaciones y efectos diferentes. Son más o menos adecuados para la función que deben desempeñar. El metal es rígido, la tela es suave. La materialidad es importante. Además, trabajar con materiales distintos lleva a diferentes procesos de construcción, a aprender cómo se fabrican y utilizan. En pocas palabras, crea un ecosistema más diverso en el que no todo responde a un estándar. 

En la imagen, vista frontal de la cama Wave. Una fantasía ondulante y sensual realizada en madera de bubinga africana –también conocida como palisandro africano–, tapicería de cocodrilo amarillo, mesillas de noche de ónice y detalles de latón macizo.

P. ¿Se acuerda de su primera obra?

R. Una mesa de café, a base de barras de acero. La construí con barras de refuerzo, le di un recubrimiento de pintura en polvo de color amarillo sol, y añadí una pieza de vidrio en la parte superior e inferior. Tuve esta idea, crear algo con barras de refuerzo, cuando estaba haciendo el trabajo de cimentación en una casa que estaba construyendo. Quería que un material común, utilizado en cualquier parte del mundo, fuera utilizado de una manera más creativa. Un material prefabricado, fácilmente disponible y de bajo coste. Además, su exterior acanalado le da una textura y un tacto únicos. Por otra parte, la luz incide sobre el metal y crea sombras. Continué investigando por este camino, y la serie Rebar ha sido mi colección más larga hasta la fecha. 

En la imagen, obra Electric City, de Troy Smith, acrílico sobre lienzo. 92×183 cms. Como el mismo creeador señala, “es una mezcla de espátulas, pinceles y quizá algún dedo”.

P. Su obra trasciende el ámbito mobiliario para adentrarse en el lienzo, siguiendo un estilo y una estética muy similares y reconocibles. ¿Qué le lleva a crear obras como Electric city, Moment of clarity o Find paradise

R. Al igual que me sucedió con los muebles, no me eduqué en un ambiente de diseño o arte sofisticado, y nunca recibí formación en la escuela o por parte de un profesional. Me interesé por la pintura más o menos al mismo tiempo que empecé a construir muebles. Era otra extensión del mundo del diseño, otro lugar para flexibilizar la libertad creativa. Al principio no albergaba grandes ambiciones para mi arte, más que meterme en el estudio y ver qué podía hacer. Como es habitual en mí, empecé con un lienzo muy pequeño para probar la pintura. El segundo lienzo era diez veces más grande. Me gusta ir a lo grande o irme a casa. Y con el arte abstracto, los cuadros parecen funcionar mejor a mayor escala. ¡Los museos parecen pensar lo mismo! 

Regal Rebar Lounge Chair es el título que recibe el sillón de la imagen. La nota particular de la composición viene dada por la estructura metálica, con los reposabrazos que dejan la composición abierta.