Manuel Carreras Fisas, la mente detrás del Club Macarfi

Empresarios

Manuel Carreras Fisas, la mente detrás del Club Macarfi

Después de lanzar hace ocho años la guía gastronómica, ahora propone experiencias culinarias únicas para los socios.

El proyecto Macarfi comenzó en el año 2015 de la mano de Manuel Carreras Fisas. El objetivo era crear una guía gastronómica amplia y plural, que sirviera de referente para todos los amantes de la cocina. Ahora, ocho años después, el proyecto se amplía y tiene lugar la creación del Club Macarfi. Este propone experiencias únicas en destinos culinarios por excelencia, productos gourmet y privilegios para sus colaboradores. La presentación tuvo lugar el pasado 21 de septiembre en un cóctel almuerzo elaborado por los célebres chefs Rafa Zafra, Joseán Alija, Germán Carrizo y Fernando Villasclaras. Hablamos con Carreras Fisas sobre su nuevo proyecto.

En la imagen superior, Manuel Carreras Fisas, fundador de la Guía Macarfi (sobre estas líneas, en la imagen).

Pregunta. Como fundador de un club gastronómico, debe de ser un verdadero apasionado de la cocina. ¿De dónde surge su afición por el arte culinario

Respuesta. En primer lugar, en mi casa siempre nos ha encantado comer, cocinar, viajar para conocer restaurantes… Esto es importante, pero aparte yo he desarrollado toda mi vida en el sector financiero: primero en la banca y luego en mi propia agencia de valores. He estado unos 30 años en el mundo financiero y siempre acabas sentado en una mesa para negociar. Entonces te vas aficionando y conoces muchos.

P. ¿Cuáles fueron sus influencias para crear la Guía Macarfi?

R. Lo cierto es que me aficioné a muchas guías gastronómicas en una época en la que viajaba bastante a Nueva York. Tenía una hija que vivía ahí en los ochenta y, en ese momento, conocí la Guía Zagat. Los Zagat son un matrimonio que empezaron intercambiándose fotocopias (en aquel momento no había internet) con sus amigos de críticas de restaurantes. Cuando ya tenían un montón, recopilaron las opiniones de cada sitio y se lo empezaron a trasladar a la gente. Y así empezaron. Cada uno valoraba distintos aspectos que le llamasen la atención y luego hacían un promedio de la puntuación de la comida, la decoración, el servicio… Y era una guía absolutamente fiable, porque te podían decir “aquí no busques glamour, pero tienen un plato de pasta maravilloso”. Lo hacían tan simple que yo siempre me preguntaba por qué en España no existía una Guía Zagat. Aquí teníamos otras cosas maravillosas, pero nada así, ninguna tan transversal que opinara de restaurantes de estilos tan diferentes. Entonces, una vez vendido mi negocio financiero, me dije: “Yo que tengo cierto espíritu emprendedor, voy a ver si soy capaz de lanzar un modelo Zagat en España”.

Manuel Carreras Fisas, el nombre que da origen al acrónimo ‘Macarfi’, tiene una amplia trayectoria en el sector financiero. En los últimos años, se ha convertido también en referente en el ámbito gastronómico.

P. ¿Cómo fue el proceso de creación de la guía y, posteriormente, del club?

R. Yo en aquel momento pensé “vamos a ver qué pasa si le envío mil e-mails a mil personas que yo sé que les gusta comer, que suelen comer fuera”. Les pedí que en los próximos meses nos enviasen críticas de lo que iban a visitar, que valoraran la comida, la decoración y el servicio. Les preparamos un sistema retributivo que fue ideal, es muy simple. ¿Nos envías cinco críticas? Pues te enviamos una botella de Cava. ¿Diez críticas? Una botella de champán. ¿Que se enviaban 15? Pues un rape, una merluza, un bacalao… Hasta que, al final, claro, acabamos enviando el súper entero. Al cabo de nueve meses teníamos 6.000 críticas de restaurantes de Barcelona. Con lo que nos enviaban aquellos que hoy llamamos embajadores íbamos haciendo las críticas. Y así nace la primera la primera guía, en el año 2015. En cuanto al club, empezamos con solo cuatro manos y, poco a poco, nos hemos ido abriendo un hueco. Hemos organizado eventos que han despertado mucho interés. Por ejemplo, durante la pandemia se nos ocurrió crear un delivery premium con 50 referentes gastronómicos de Barcelona y Madrid. Fue todo un éxito porque conseguimos que estos negocios siguieran teniendo ingresos en épocas muy complicadas. Después de toda esta serie de experiencias exitosas, nos dimos cuenta de que teníamos una comunidad sólida de personas que compran la guía impresa, que están activas on-line, que han disfrutado del delivery, que reciben la newsletter… Y, bajo esta seguridad de tener tanta gente interesada en nuestro proyecto, se nos ocurrió crear el club. Y lo cierto es que, desde el día del lanzamiento, estamos teniendo una afluencia de socios muy importante. 

El fundador del Club Macarfi junto a los cocineros encargados del evento de presentación del club. De izquierda a derecha: Joseán Alija, Rafa Zafra, Manuel Carreras, Germán Carriz y Fernando Villasclaras.

P. ¿Cuál es la ‘esencia Macarfi’? Es decir, ¿cuáles son los valores fundamentales del proyecto?

R. Mi objetivo fue siempre crear una guía que fuera creíble e independiente. Yo lo que quería era algo libre de opiniones preestablecidas, algo muy transversal. El punto de vista estaba claro: para nosotros es tan importante un plato de un tres estrellas Michelin como unas buenas lentejas en cualquier bar de barrio. Sin ninguna influencia externa, sin nadie que nos dijera “yo tengo que estar aquí, yo tengo que estar allá”. Al final, nosotros hemos logrado crear una comunidad de más de 3.000 embajadores en toda España que son quienes dan vida a la guía. A mí cuando algún restaurante me dice algo, siempre digo lo mismo: yo no mando, mi voto es uno más. Yo no puedo hacer nada, ni subir, ni bajar, ni nada. Nosotros nos encargamos de reproducir la opinión de la gente. 

P. Los restaurantes de la Guía Macarfi son muy heterogéneos, con una oferta muy variada entre sí. ¿Cuál es el denominador común entre todos ellos?, ¿qué criterios sigue para incluir a un establecimiento en este ranking?

R. Ahora mismo contamos con 3.500 restaurantes en diferentes regiones de España, con la idea de que en dos años hayamos completado toda la península. Nosotros intentamos estar pendientes de todas las aperturas que hay. Procuramos que algún embajador visite todo lo que consideramos interesante. Hoy en día tenemos la suerte de que, a través de las redes sociales, se puede seguir a mucha gente fiable, con opiniones muy válidas, que orientan bastante. También contamos con la ayuda de varios periodistas de renombre, que nos mantienen informados. Al final cogemos todas estas ideas que nos llegan y nos quedamos con aquellos lugares que cumplen los tres criterios fundamentales de comida, decoración y servicio. Como apuntaba antes, para valorar la comida nos interesan tanto las lentejas de un bar de cualquier barrio de Madrid como el plato estrella de un restaurante de alta cocina. Con el tema de la decoración, que iría unido un poco al glamour del establecimiento, también somos muy atentos. Hay zonas con locales maravillosos, con muy buena pinta, donde luego quizás la comida no está tan a la altura de las expectativas. Y, por supuesto, el servicio hay que tenerlo en cuenta. El que encabeza nuestro ranking es siempre aquel que cumple los tres objetivos.

Manuel Carreras Fisas es el impulsor de la guía y del Club Macarfi. Su proyecto, altamente influenciado por la Guía Zagat estadounidense, ha tenido una fabulosa acogida en España.

P. Entre las actividades propuestas para este último trimestre del 2023, encontramos cenas, vendimias, viajes gastronómicos… ¿Cuáles son sus actividades favoritas de las que organiza el club?

R. Todas. No le puedo decir una porque me encantan todas. Además, yo siempre intento ir a todo porque es lo más importante. Yo, aparte de ser el presidente de la compañía, es que me lo paso genial en estas actividades. Voy y lo disfruto muchísimo porque procuramos hacer siempre cosas especiales. Ahora tenemos en noviembre, por ejemplo, un viaje a Asturias con visita al restaurante de Nacho Manzano. Vamos a estar también en algunos negocios más pequeñitos de la zona, menos conocidos, y yo creo que será una experiencia fantástica.

El restaurante Casa Marcial, en Arriondas (Asturias), está regentado por el chef Nacho Manzano y sus hermanas. Es uno de los referentes en alta cocina de la región, con un menú que combinan la tradición asturiana con la vanguardia culinaria.

P. Los viajes gastronómicos organizados permiten a los miembros del club conocer destinos de gran interés gastronómico. Como director, ¿tiene algún favorito?

R. A mí me gusta casi todo, no puedo pensar en un lugar concreto. Lo que sí que busco siempre es un sitio con espíritu, con marca propia. Siempre digo lo mismo: un espacio lo recuerdas cuando tiene un plato reconocible. A la memoria vienen aquellos que ofrecen algo en particular que realmente destaca. Al final yo puedo tener muchos restaurantes que me encantan, pero siempre vuelvo a aquellos que tienen su especialidad. A veces no tiene por qué ser el mejor de la ciudad, puede ser algo de lo más sencillo. Por ejemplo, la hamburguesa del Flash Flash de Barcelona o las croquetas de Chávez en La Rioja. El cliente decidirá luego si pedirlo o no cuando llegue allí, pero la casa ya ha creado su sello. 

P. ¿Qué ha aprendido en los ocho años a la cabeza del proyecto Macarfi?

R. La principal conclusión que he sacado es que lo más importante, no solo para esto sino para todo, es tener claro tu proyecto. Por supuesto que nosotros lo hemos ido modelando con el tiempo, la idea inicial de la guía se ha sobrepasado ya, pero el objetivo tiene que estar claro. El mío era siempre ponerme en el lugar del cliente, pensar en lo que quiere recibir, en lo que necesita… Si se tiene esto claro, poco a poco se va creciendo y abriéndose nuevas puertas. Por supuesto, siempre con muchas esperanzas y con mucha fe en construir algo que valga la pena. Los principios siempre son complicados, pero pueden crearse cosas muy chulas a la vez que se ingresa dinero. Ahora, por suerte estamos en un momento bastante dulce: la guía está ya asentada en buena parte de España, la creación del club nos ilusiona mucho… Pero no siempre será así y en esos momentos lo que hay que intentar es recordar hacia dónde dirigirse y enfocarse en el propósito.

De izquierda a derecha: David Andrés, Pere Monje, Manuel Carreras, Elisabeth Horcher y Miguel Hermann. El grupo posa frente a la entrada del emblemático Restaurante Horcher de Madrid en una cena a cuatro manos organizada por la Guía Macarfi en el año 2020.

P. Para finalizar, le proponemos una breve reflexión. ¿Cómo cree que se relacionan gastronomía y cultura en España?

R. Existe ahora mismo una cultura de la cocina en España importantísima. La gente tiene clara la importancia de la comida, y se cuida, quiere mantenerse bien y sabe que la manera de comer es fundamental en esto. Yo creo que cultura y gastronomía son una misma cosa. Se ve, por ejemplo, cuando se acude a cualquier evento cultural o a ver algún espectáculo, que siempre se piensa “¿y cuando salgamos donde vamos a cenar?”. A nivel mundial existe una cultura gastronómica importante, pero España en particular tiene un nivel altísimo.