Tankoa Grey, el yate de lujo con un cine en la cubierta

Diseño

Tankoa Grey, el yate de lujo con un cine en la cubierta

Diseñado a medida, cuenta también con balcones retráctiles en el camarote principal, a babor y a estribor. Se puede alquilar ya por 290.000 euros la semana.

El pasado mes de junio el pequeño astillero boutique Tankoa de Génova entregó el Grey, un yate de lujo de 49,99 metros de eslora, con casco y superestructura de aluminio y un diseño personalizado. Es la quinta unidad de serie S501, con una espectacular línea exterior firmada por el reconocido diseñador de yates de lujo Francesco Paszkowski (Milán, 1963) mientras que del sofisticado y lujoso interior se ocupó Giorgio Cassetta (Roma, 1983). Con capacidad para 12 pasajeros y hasta nueve personas como parte de la tripulación, actualmente se puede alquilar por un precio de 290.000 euros la semana, en temporada baja.

En la imagen superior, se aprecia la gran pantalla de 144 pulgadas y sistema de sonido Focal&Naim en la cubierta de proa, que permite ver y escuchar al aire libre cualquier pieza audiovisual. Sobre estas líneas, una vista completa del yate, con los balcones retráctiles de babor y estribor desplegados.

La luz y el aire libre, protagonistas

La principal característica del Grey, que tiene una manga (ancho) de 9,4 metros y 2,4 de calado, es su máxima personalización y el detalle en la construcción, que duró tres años y se realizó siguiendo los más altos estándares del astillero italiano. Grey abre además una nueva versión EVO de la serie S501, una evolución que incorpora innovaciones en elementos técnicos, equipamiento y confort. Por ejemplo, en las ventanas de las cubiertas principal y superior se han eliminado los montantes, lo que permite hacer cristaleras más grandes, y los cuatro camarotes de la cubierta interior tienen una única ventana, pero con mayor superficie acristalada, que deja pasar más luz natural.
 
El responsable de su diseño es el estudio de Francesco Paszkowski, con sede en Florencia, que desde 1990 se dedica a la creación de yates de 24 a 72 metros. La filosofía de Pazskowski, quien desarrolló su pasión por los barcos mientras estudiaba arquitectura, se resume en tres conceptos: investigación, experimentación y equilibrio. Él mismo revela que sus proyectos “siempre empiezan con un dibujo a mano, creo que es vital, aunque hoy día los programas informáticos hacen una contribución fundamental”.

En este detalle de uno de los balcones retráctiles del camarote principal se aprecia que tienen una superficie suficiente para albergar un desayuno, o momentos de intimidad sobre la superficie del mar.

Concebido con tres cubiertas y capacidad para 12 pasajeros, en la cubierta principal del Grey se encuentran un salón y un comedor de planta abierta, con ventanales de suelo a techo. En la proa están ubicados una suite y el camarote principal, con un vestidor y dos balcones asimétricos a babor y estribor. Durante las travesías están recogidos, pero cuando el yate está fondeado, los balcones se abren y crean una zona de descanso para desayunar o pasar ratos de absoluto relax sobre el mar.
La cubierta inferior, por su parte, alberga otros cuatro camarotes para invitados, cada uno con su correspondiente baño privado. La sección delantera de la cubierta inferior está dedicada a los diferentes servicios: una gran cocina, el comedor de la tripulación y sus camarotes, que pueden alojar hasta a nueve personas. Los miembros de la tripulación cuentan con escaleras y pasillos independientes para asegurar la máxima privacidad a los huéspedes.

Una pantalla de cine en la cubierta

Lo más innovador y sorprendente del Grey es su sala de cine al aire libre, instalada en la cubierta de proa, ante una piscina rodeada de tumbonas y frente a un amplio sofá que se apoya en el muro del puente de mando. Se puede ver una película recostado o incluso dentro del agua ya que la pantalla, de 144 pulgadas, está preparada para ver perfectamente en condiciones de intensa luz natural y se completa con un sistema de audio de alta gama de la marca francobritánica Focal&Naim.

Las tres cubiertas del Grey, en la imagen, permiten un equilibrio perfecto entre la privacidad y la convivencia de los 12 pasajeros que puede albergar.

En popa, la cubierta superior se abre a una gran terraza pensada para montar comidas o cenas al aire libre, mientras que en el interior un salón panorámico funciona como sala multimedia, salón y bar, presidido por un gran televisor LG Signature. Giuseppe Mazza, director comercial de Tankoa, destaca que “las personalizaciones realizadas en el Grey son el perfecto ejemplo de la flexibilidad de nuestro astillero para cumplir los deseos de los clientes, como la piscina en la proa o el innovador sistema de imagen y sonido”.

Comodidad cinco estrellas

Aún hay más lujos que disfrutar a bordo del Grey, como una segunda piscina más pequeña en popa, zona de solárium y sombra bajo un techo rígido. Esta parte cuenta con mesas retráctiles y es perfecta para comidas, cenas, tertulias o incluso para poder realizar determinados trabajar al aire libre. El espacio se completa con un mueble que sirve como cocina y bar, realizado en aluminio pintado y teca negra y con un gran tablero en ágata negra retroiluminada, la más grande instalada en un yate. Detrás de la sala de máquinas hay un garaje para embarcaciones auxiliares y un club de playa con plataforma de popa plegable, equipamiento de gimnasio, y hammam.

El diseñador responsable del interiorismo, Giorgio Cassetta, explica que “el estilo interior del Grey se puede definir como ecléctico, con un aspecto lujoso al combinar una artesanía elegante con materiales exclusivos. Así conseguimos un ambiente agradable y cálido”. El equipo de diseño de Cassetta modificó algunas de las típicas esquinas de 90 grados de los mamparos incorporando simetrías rotas y utilizó materiales de lujo como palo de rosa natural, roble, eucalipto, palisandro, diferentes mármoles y una rara cuarcita Blue Macaubas.

Los materiales de lujo; la iluminación suave y estratégicamente situada y los tonos neutros predominantes en el interiorismo de los dormitorios (en la imagen, el camarote principal) invitan a la armonía y el descanso.

Todo ello combinado con tapicerías y tejidos de tonos suaves y tratados con artesanía refinada, cueros tejidos como los de las sillas de montar y textiles de Armani, Rubelli, Dedar, Filippo Uecher o Mariaflora. La decoración se completa con un sistema de iluminación a medida que resalta los contrastes y los colores de cada rincón.

Vista del puesto de mandos del yate, equipado con innumerables mejoras en las especificaciones técnicas. Su construcción completamente en aluminio, los 17 nudos de velocidad máxima que puede alcanzar y su calado poco profundo, de 2,40 m, lo hacen apto para navegar el Mediterráneo –donde se encuentra su base– o los mares de Florida, el Caribe… y más allá.

El Grey mueve sus 499 toneladas brutas con dos motores MAN que le permiten alcanzar una velocidad máxima de 17,5 nudos y 16 de crucero. Tiene una autonomía de 4.000 millas náuticas a 11 nudos, que le proporcionan los 57.300 litros de sus tanques de combustible.