Pershing GTX80: un yate para navegar en el mar del confort

Náutica

Pershing GTX80: un yate para navegar en el mar del confort

La embarcación, de 24 metros de eslora y 5,8 de manga, ofrece cuatro camarotes para alojar hasta ocho personas.

Pershing, firma italiana especializada en el diseño y producción de embarcaciones de lujo, acaba de lanzar el yate Pershing GTX80 que sigue la línea marcada por el GTX116, el buque insignia de la gama GTX. Esta nueva embarcación deportiva es resultado de la colaboración del comité de estrategia de producto del Grupo Ferretti, la firma de diseño Vallicelli Design y el departamento de ingeniería del grupo. El yate implementa todas las comodidades y la última tecnología, lo que permite crear no solo un vehículo, sino un hogar flotante.

Con aproximadamente 24 metros de eslora y 5,8 metros de manga, este nuevo diseño de la gama GTX se caracteriza por generosos espacios abiertos, zonas en contacto directo con el mar, máxima habitabilidad a bordo y excelentes prestaciones. El yate tiene dos cubiertas y un puente deportivo y puede alojar cómodamente hasta ocho invitados gracias a cuatro camarotes. También hay uno con dos camas para la tripulación.

En la imagen superior y sobre estas líneas, Pershing GTX80, un barco deportivo con 24 metros de eslora y 5,80 metros de manga. El casco incorpora una proa casi vertical y una sheer-line continua que traza una curva ligeramente convexa.

Como rasgo llamativo del Pershing GTX80, los baluartes de la sección de proa están aligerados mediante una ranura longitudinal. Mientras que los de popa tienen una doble función, ya que se convierten en terrazas laterales que basculan hacia abajo para proporcionar un contacto aún mayor con el agua. La plataforma de popa del yate tiene tres posiciones diferentes, lo que le dota de una mayor importancia respecto al resto de elementos de la embarcación. Puede dejarse en la posición predeterminada o elevarse utilizando la función de subida lineal doble, de modo que se extiende e integra la zona de estar de popa, junto con las terrazas laterales cuando está abierta. También puede utilizarse para desplegar las embarcaciones auxiliares.

Puesto de conducción del barco deportivo que tiene una posición elevada y disfruta de una visibilidad de 360 grados también gracias a la presencia del parabrisas de notables dimensiones.

Los elementos decorativos, además, son sumamente personalizables y encuentran la máxima expresión en la cabina del armador, totalmente recubierta con paneles de cuero azul. El techo solar situado sobre el parabrisas puede abrirse para conseguir una ventilación natural. Con tres motores Volvo Penta D13 IPS1350 de 1.000 CV alcanza los 34 nudos (63 km/h) y una velocidad de crucero de 28 nudos (52 km/h). El yate tiene certificación CE de clase A, la más segura para embarcaciones de menos de 24 m.

En cuanto a la distribución de espacios del Pershing GTX80, hay hueco de sobra para la diversión. El solárium, con una superficie de 23 metros cuadrados, ofrece un 60% más de espacio que la media de la categoría. Otra característica destacada es su techo rígido fabricado en tejido de carbono, un aliciente opcional que no solo aligera la superestructura para un rendimiento óptimo, sino que también garantiza un acabado cromático uniforme.

La cocina-bar del yate es abierta, lo que permite crear un espacio común acogedor. Los grandes ventanales del salón brindan continuamente vistas inmersivas al mar.

El salón de la cubierta principal cuenta con vistas al mar, potenciando la experiencia inmersiva. La cocina abierta, integrada en el entorno del salón, conecta las diferentes zonas de estar. La arquitectura escultórica define los interiores, con paneles de techo lacados y pintura plateada que crea un juego de luces LED diagonales que se cruzan.

El precio base del Pershing GTX80 es de 5,2 millones de euros más IVA.

En el salón, los asientos de piel en tonos cálidos se combinan con fríos lacados metalizados con efecto acero y mobiliario y cojines en azul.
Zona de comedor en una terraza.
La embarcación cuenta con cuatro camarotes (en la imagen uno de ellos) para ocho invitados y otro más con dos camas para la tripulación.
El cuarto de baño, con una gran ducha y mucho espacio de almacenamiento en muebles de un color azul similar a los paneles de cuero de los camarotes.