Miguel Milá, diseños prácticos de éxito mundial

Muebles

Miguel Milá, diseños prácticos de éxito mundial

El Centro Cultural Fernán Gómez de Madrid inaugura una muestra con más de 200 piezas del diseñador barcelonés.

Miguel Milá (Barcelona, 7 de febrero de 1931) cumple 93 años rodeado de su familia en su casa de Esplugas de Llobregat. Sopla las velas sobre un tocinillo de cielo, su postre preferido. En su libro Lo esencial , de la Editorial Lumen, dedica un capítulo a este hogar que ha ido decorando junto a su mujer, Cuqui, al ritmo que crecían sus cuatro hijos  (Juan, Gonzalo, Micaela y Lucas). Dibujos y fotografías se entrelazan para narrar una vida creativa y cotidiana donde se han incorporado a la perfección sus diseños.

En la imagen superior, lámpara de sobremesa modelo Cesta Metálica (1962), sin asa, con estructura de acero inoxidable y producida por Santa&Cole (1.205 euros). Sobre estas líneas, el diseñador en el salón de su casa de Esplugas de Llobregat.

Casi todas sus lámparas iluminan su día a día. Milá da mucha importancia a la iluminación y declara que la luz siempre debe ser amable. De todas ellas las que más alegrías le han dado son la TMC y la Cesta. El quid de la TMC es que nació para evitar que el cable molestase y en lugar de esconderlo lo convirtió en el sistema de encendido. Todo un acierto. Y la Cesta fue producto de la casualidad pues un día se encontró con una pantalla en forma de globo y se le ocurrió meterla en una cesta para poderla mover.

Una de las zonas de la exposición, del Centro Cultural Fernán Gómez de Madrid, en la que se presenta una de sus lámparas más conocidas, el modelo TMC. Foto: Mercedes Peláez.

Al calor de sus lámparas, iconos del diseño industrial, se suma el calor que emana su Chimenea A-14 que ganó el Premio Delta de Oro en 1977. Los bancos para sentarse han sido otra de sus obsesiones como diseñador. El banco NeoRomántico, que produce Santa&Cole, es uno de los mobiliarios de la Ciudad Condal más cotizados. Y en cuestión de colores reconoce que es partidario de tonos neutros. No podemos pasar por alto su vínculo con la Casa Milá, también conocida como La Pedrera, de la que destaca su luminosidad.

Varios bancos, una de las especialidades de Milá, en otra de las salas de la muestra que estará abierta hasta el 17 de marzo. Foto: Mercedes Peláez.

Su pasión por la música le llevó a crear el grupo Círculo Maldà junto a su amigo Alfonso Vilallonga y pronto ofrecieron conciertos en el palacio Maldà. Veladas inolvidables que se ampliaron a actuaciones en fiestas donde no faltaban mariachis, boleros y canciones francesas. En el decálogo de Miguel Milá destacan frases a tener en cuenta como: “Clásico es lo que no se puede hacer mejor” o “Una lámpara debe alumbrar y no deslumbrar”.

Sus lámparas más icónicas, TCM (izda.) y la Cesta, dos modelos tan estéticos como funcionales.

A sus noventa primaveras no baja la guardia en su pasión por buscar nuevas soluciones a los problemas cotidianos como las moscas para las que inventó un espantamoscas. Y ha buscado en su hijo Gonzalo un buen aliado para seguir ideando diseños prácticos, bellos y funcionales. Precisamente Gonzalo y su mujer, Claudia Oliva, son los comisarios de la muestra Miguel Milá, diseñador (pre) industrial que ocupa ocho salas del Centro Cultural Fernán Gómez de Madrid con más de 200 piezas y que es uno de los platos fuertes del Madrid Design Festival. Estará abierta hasta el 17 de marzo. Como regalo recibirá el Madrid Design Festival Award 2024, un buen incentivo para seguir creando.

A la izquierda, galán de noche. A su lado, silla Salvador. Ambas piezas han sido reeditadas por Trenat.
De izquierda a derecha: galán de noche, lámpara de pie Diana, Cesta Metálica, TMM, silla Salvador, Cesta y Cestita, chimenea DAE, TMC, lámpara de sobremesa y mesa Diana, colgante M68 roja y Paragüero o cenicero Tombal producido por Mobles 114. Todas las lámparas están editadas por Santa&Cole. Foto: Poldo Pomés con dirección creativa de Clara Quintana.
Escaparate del estudio Miguel Milá Gres, compuesto por lámparas que se han convertido en auténticos clásicos.