Subasta de joyas Sotheby’s: las deslumbrantes piezas de la realeza y la aristocracia de Viena

Subastas

Subasta de joyas Sotheby’s: las deslumbrantes piezas de la realeza y la aristocracia de Viena

La colección Viena 1900 ha permanecido oculta en la cámara acorazada de un banco durante casi 80 años.

 En la Viena de principios del siglo XX coincidieron varias casas reales, por eso se encuentran allí decenas de residencias de reyes y aristócratas, una ciudad de palacios convertidos con frecuencia en museos. Habsburgo, Toscana, Parma, Borbón-Sicilia, Sajonia-Coburgo y Wurtemberg convierten a la capital austriaca en el epicentro de la realeza y la nobleza. De esa época provienen las casi 250 joyas de un solo propietario que subasta Sotheby’s el 6 y el 7 de noviembre en Ginebra.  

Viena 1900 es una colección muy variada, compuesta por 207 lotes, desde tiaras hasta collares de perlas y broches de diamantes. Todas han permanecido ocultas en la cámara acorazada de un banco durante casi 80 años. Sotheby’s destaca que es la subasta de joyas nobiliarias más importante desde la venta de las joyas reales de la familia Borbón de Parma (celebrada en Sotheby’s Ginebra hace cinco años). “Nos sentimos honrados y encantados de ofrecer estos tesoros por primera vez al mercado. La colección es realmente excepcional, una combinación única de magníficas joyas ceremoniales de corte y adornos para ocasiones menos formales”, según Andrés White Correal, vicepresidente y director sénior de joyería de Sotheby’s. 

En la imagen superior, tiara de perlas y diamantes naturales, de Köchert, de finales del siglo XIX. De la colección de la princesa María Inmaculata de Borbón-Dos Sicilias, archiduquesa de Austria-Toscana (1844-1899). Valor estimado: entre 300.000 y 500.000 dólares. Sobre estas líneas, collar/tiara de rubíes y diamantes, elaborada por Köchert, de alrededor de 1893. De la colección de la archiduquesa Margarita Sofía de Austria, duquesa de Württemberg (1870-1902). Precio estimado: entre 120.000 y 180.000 dólares.

Sotheby’s explica en su web que gran parte de las joyas representativas hablan de la “Prunk und Glanz” (pompa y esplendor) del Imperio austrohúngaro y ponen de relieve cómo la artesanía y el diseño de los talleres de joyería vieneses, como Köchert, Emil Biedermann y Moritz Hübner, expresaron el estilo refinado y la grandeza de la corte de los Habsburgo. El más famoso es Köchert, el “joyero del emperador”, que es en sí mismo un símbolo del imperio austrohúngaro. Desde 1873, su boutique y taller están situados en el número 15 de Neuer Markt. Junto a estas piezas, en la subasta Viena 1900 también hay complementos de vestir para caballero, pitilleras y otros objetos.

Devant-de-corsage de perlas naturales y diamantes, hacia 1865. De la colección de la archiduquesa María Teresa de Austria-Teschen, duquesa de Württemberg (1845-1927). Precio estimado: entre 300.000 y 500.000 dólares.

La subasta ofrece joyas destacadas de las colecciones de la archiduquesa Margarita Sofía de Austria (1870-1902), la archiduquesa María Inmaculada de Austria-Toscana (1878-1968), la archiduquesa María Teresa de Austria-Teschen (1845-1927), el zar Fernando I de Bulgaria (1861-1948) y la princesa María Luisa de Borbón-Parma (1870-1899). Transporta a una época de esplendor, de fiestas en palacios, y representa la historia de las familias reales y su pasión por las joyas. Con ellas celebraban bodas, nacimientos y aniversarios. Hasta el punto de que incluso arriesgaban sus vidas para salvarlas.  

Una de las piezas más importantes de la subasta es un collar de 1870 diseñado por Köchert para la archiduquesa Margarita Sofía de Austria, por encargo de su tío el emperador Francisco José. De estilo floral, está adornado con rubíes y diamantes y se complementa con un broche a juego. Como era habitual por entonces, el collar se transforma en una tiara y el broche se compone de dos partes para usarlas juntas o por separado. Se estima que tiene precio de entre 120.000 y 180.000 dólares. 

Collar de zafiros, rubíes y diamantes, de finales del siglo XIX. Fue creado para la princesa María Pía de Borbón-Dos Sicilias, duquesa de Parma (1849-1882) utilizando piedras que eran reliquias de su familia napolitana. Su hija, la princesa María Luisa de Borbón-Parma, princesa consorte de Bulgaria (1870-1899), heredó a su vez el collar y se lo dejó a su hija, la princesa Eudoxia de Bulgaria (1898-1985). Valor estimado: entre 66.000 y 100.000 dólares.

También de Kötcher, otra de las piezas más destacadas es una tiara con perlas naturales de agua salada en forma de gota y diamantes engastados. Perteneció a la princesa María Inmaculata de Borbón-Dos Sicilias, archiduquesa de Austria-Toscana (1844-1899). Algunos de sus elementos se separan para llevarlos como broches y horquillas, según la tendencia imperante. Está valorada en 300.000-500.000 dólares. 

Diamantes de todos los tamaños, raros rubíes birmanos… La subasta Viena 1900 reúne auténticos tesoros por descubrir que han sobrevivido al tiempo y que, en algunos casos, se acompañan de ilustraciones y diferentes documentos. El valor estimado de esta colección es de entre 3,3 y 5,6 millones de dólares. 

Collar rivière de diamantes, finales del siglo XIX. De la colección de la Archiduquesa María Inmaculada de Austria-Toscana, duquesa de Württemberg (1878-1968). Valor estimado: entre 300.000 y 500.000 dólares.

Collar de perlas naturales y diamantes, atribuido a Köchert, de finales del siglo XIX. Perteneció a la Princesa María Inmaculata de Borbón-Dos Sicilias, archiduquesa de Austria-Toscana (1844-1899). Valor estimado: entre 150.000 y 250.000 dólares.
Broche de perlas naturales y diamantes, atribuido a Moritz Hübner, finales del siglo XIX. De la colección de la princesa María Inmaculada de Borbón-Dos Sicilias, archiduquesa de Austria-Toscana (1844–1899). Valor estimado: entre 100.000 y 200.000 dólares.
Broche de perlas naturales y diamantes, de alrededor de 1865. De la colección de la archiduquesa María Teresa de Austria-Teschen, duquesa de Württemberg (1845-1927). Valor estimado: entre 300.000 y 500.000 dólares.
Insignia de cuello de zafiro, rubí y diamantes de la Orden del Toisón de Oro, de principios del siglo XX. De la colección de Fernando I, zar de Bulgaria (1861-1948). Precio estimado: entre 40.000 y 60.000 dólares.