Televisor Loewe Iconic, artesanía en piedra

Tecnología

Televisor Loewe Iconic, artesanía en piedra

El modelo, disponible en blanco y gris, conmemora los 100 años de la firma alemana.

El televisor Loewe Iconic supone un ejemplo de cómo la tecnología no está reñida con la artesanía. La compañía alemana lo ha lanzado para celebrar los 100 años de la marca, que empezó en el mundo de la radio, pero fue una de las pioneras en el diseño de televisores electrónicos en 1931. Y en este siglo de existencia siempre se ha guiado por una máxima: la excelencia en imagen, sonido, materiales y diseño.  

Con la tecnología OLED más avanzada del momento (de otros fabricantes), para conmemorar el centenario la firma ha optado por volcarse en el aspecto, es decir, en los materiales y el diseño. Por eso, Iconic es una propuesta singular: está literalmente integrada en un soporte de piedra, pensado para colocar el televisor en el suelo y lucir una estética cuidada tanto por delante como por detrás, como un objeto de decoración. Al igual que todos los televisores de Loewe, el proceso al completo de montaje está hecho a mano y también los ajustes se realizan de forma manual. Por eso su producción es limitada.  

En la imagen superior, televisor Loewe Iconic de 65 pulgadas, panel OLED 4K y peana en piedra blanca. Sobre estas líneas, el mismo modelo, que está pensado para ponerlo en el suelo.

La piedra del soporte no es natural, sino que es un material llamado Syno-Stone, que nunca antes había sido empleado en un televisor. Presenta un acabado completamente liso, no es nada porosa. Disponible en gris, y ahora también en blanco, el televisor aspira a ser una escultura más del salón. De hecho, por esa labor artesana de la piedra, la marca solo produce cinco unidades a la semana. “El televisor se anunció a principios de año, pero hasta ahora no han empezado a comercializarse. Hemos tardado varios meses en estabilizar la producción por la buena reacción que ha tenido en el mercado”, señala Rubén Gómez, responsable de Ventas y de Producto Loewe en Gaplasa S.A. Para el año que viene, y con el objetivo de dar la opción de personalización, la compañía ampliará el catálogo con nuevos acabados de piedra.   

La parte posterior del Iconic, en la imagen en piedra blanca, con una cuidada estética.

En cuanto a la acústica, Gómez explica que “lanzamos televisores que no necesitan barras de sonido, aunque siempre damos la posibilidad de añadirlas para que el usuario pueda disfrutar, si así lo desea, de un sistema de audio más completo”. Iconic, sin embargo, sí que viene con una integrada, y además es un modelo del catálogo de Loewe, klang bar mr3, de 360 vatios (con Dolby Atmos y multiroom ampliable hasta 5.1.), premiada por la EISA (Asociación de Expertos en Imagen y Sonido) en la edición de 2023-2024, como la mejor barra de sonido en la categoría de Home Theatre Audio. Por supuesto, al televisor se le pueden añadir, por cable o de forma inalámbrica, otros altavoces o dispositivos, algo habitual en salones o estancias grandes.  

La versión en gris grafito. Por lo demás, es igual a la de color blanco.

Además del color del soporte y el tamaño, es posible elegir entre dos plataformas: LS5, para el consumidor de televisión tradicional, con un algoritmo propio de Loewe y un GoogleTV Chromecast 4K para dar acceso a los contenidos y convertirlo en una Smart TV, y LS7, con tecnología de inteligencia artificial que da acceso directo a las aplicaciones nativas de los servicios de streaming más populares (Netflix, Movistar +, Amazon Prime Video, Disney+, YouTube…). Ambas cuentan con un disco duro de 1 TB.  

La opción de chasis LS5 incluye una función singular, llamada Mimi Sound Personalization, que permite ajustar el sonido en función de la capacidad auditiva de cada usuario. “El oído humano cambia conforme pasan los años, y con solo indicar el año de nacimiento, esta tecnología, gracias a una gigantesca base de datos de audiometrías de Loewe, adapta las frecuencias de forma personalizada”, destaca Gómez.  

Vista por detrás, con el soporte de piedra gris.

Desarrollado y producido en Alemania, el televisor se encuentra disponible en dos tamaños, 65 y 55 pulgadas. Ambos montan un panel OLED 4K de última generación y alta resolución. “La imagen, como es norma de la casa, se calibra de forma individual en cada uno de los aparatos”, comenta Gómez. La marca, además, presume de que sus televisores no realzan los colores, sino que los muestran de forma natural, “tal cual se ven al mirar por una ventana”. La gama Iconic es compatible con los estándares HLG, HDR10 y Dolby Vision. 

El televisor Loewe Iconic de 65 pulgadas vale 7.999 euros y el de 55, 6.499 euros.

La firma alemana celebra su centenario con este modelo artesanal, disponible en blanco y gris grafito.
Iconic con el soporte de piedra en gris, con la plataforma SL7, basada en inteligencia artificial, y que da acceso directo a los canales de streaming más populares a través de aplicaciones nativas.