Pebble Flow, la nueva caravana eléctrica autopropulsada

Tecnología

Pebble Flow, la nueva caravana eléctrica autopropulsada

El remolque inteligente Pebble Flow ofrece una autonomía de siete días y permite recargar el coche y suministrar luz a una vivienda.

Las caravanas convencionales resultan enormemente útiles para conocer paisajes rurales, pues permiten acampar con todas las comodidades allá donde se desee. Sin embargo, traen consigo a menudo una serie de inconvenientes. Sus grandes dimensiones propician un consumo desmedido y dificultan la maniobra. Esto no sucede con Peeble Flow, un remolque eléctrico autopropulsado.

Pebble Flow se erige como la caravana más eficiente del mercado por su bajo consumo energético y su gran autonomía. El principal avance de la propuesta se articula en torno a un sistema innovador que activa las ruedas para que se propulse fácilmente. Además, puede controlarse con un dispositivo móvil. 

En la imagen superior, vista lateral del remolque inteligente desarrollado por la start-up estadounidense. Sobre estas líneas, Pebble Flow aparcada sin remolcar.

Los orígenes de la caravana se remontan a finales del siglo XIX. Surgieron como un proyecto de vida nómada, que permitiera trasladar de manera relativamente fácil la vivienda. Desde entonces, han avanzado enormemente en tecnología y diseño. Especialmente a raíz de la pandemia, las caravanas, viviendas móviles y autocaravanas han alcanzado enorme popularidad en todo el mundo. El dispositivo Pebble Flow permite anclar un remolque al coche y poder trasladar esta peculiar vivienda a cualquier lugar.

Mismo concepto, nuevos métodos

Desarrollado por la start-up estadounidense Pebble, este proyecto quiere revolucionar el concepto de caravana moderna, manteniendo intacta su esencia original. Se conserva la separación coche-vivienda, pero sin que esta última resulte un lastre en la conducción. Esto se consigue gracias a un enganche inteligente automatizado y un sistema de autopropulsión APAS (active propulsion system) que acciona las ruedas del remolque para favorecer el movimiento del vehículo tractor. 

La caravana, totalmente eléctrica, opera con una batería de fosfato de hierro y litio de 45 kWh.

Además, la opción de control remoto desde un dispositivo móvil vinculado facilita aún más la acampada. No es necesario mantener el coche permanentemente enganchado a la caravana, pues Pebble Flow se puede posicionar y pivotar desde un teléfono inteligente o tablet. La línea Pebble Flow surge en California con un propósito claro: hacer los viajes en caravana más sencillos, con un remolque que favorezca la conducción en lugar de entorpecerla.

Pebble está compuesta por antiguos trabajadores de compañías punteras tanto del ámbito automovilístico como del tecnológico. Grandes nombres como Volvo, Tesla o Apple figuran en la trayectoria profesional de las mentes que han hecho posible este proyecto.

La eficiencia de esta nueva caravana viene dada por dos factores: el sistema APAS de autopropulsión y el enganche inteligente.

A nivel técnico, destaca por su condición puramente eléctrica, que la desvincula del uso de propano, gasóleo y gasolina. Llama la atención su potencia, que viene dada por una batería de fosfato de hierro y litio de 45 kWh. Gracias a ella, se alimentan tanto el sistema de asistencia activa a la propulsión de doble motor como los electrodomésticos del remolque.

Además, Pebble Flow tiene una autonomía de siete días. Esto le concede a la caravana la condición de fuente de alimentación principal. Esta batería EV puede alimentar el equipamiento del camping, un vehículo eléctrico, otra autocaravana o incluso una vivienda en caso de emergencia.

Las condiciones interiores del remolque pueden regularse desde la aplicación móvil desarrollada por Pebble.

La aplicación para móvil diseñada especialmente para este modelo permite controlar las condiciones internas de la caravana. Las luces y la temperatura pueden regularse por medio de una app compatible con iOS y Android. Encender y apagar los focos, bloquear las cerraduras o aumentar la temperatura interna son algunas de las funciones remotas disponibles. Y está equipado con Starlink, el servicio de conexión a internet satelital de Elon Musk, así que es capaz de recibir actualizaciones de software con nuevas funciones. 

Aerodinámica y futurista

Pebble Flow apuesta por un diseño futurista, basado en las líneas curvas y los ángulos abiertos. Opta por una gama de colores clásicos, que combina blanco con negro con un notable predominio del cristal sobre la chapa. No obstante, esta apariencia curvilínea no se debe únicamente a motivos estéticos, el propósito final es aumentar su aerodinámica. Para ello, el cono Frontal Active Aero se eleva automáticamente con el fin de mejorar la conducción.

En la imagen, el remolque durante una noche de acampada. La autonomía de una semana permite a los usuarios despreocuparse en sus escapadas al campo.

Las dimensiones de Pebble Flow posibilitan colocar en su interior todo lo necesario para una estancia agradable. Con 7,6 metros de largo, cuenta con una cama de 1,5 metros de ancho por 1,9 de largo. El cuarto de baño apuesta por la utilización del vidrio para crear un espacio con sensación de amplitud. La tecnología electrocrómica facilita un aspecto opaco o transparente al cristal en función de su uso.

La caravana saldrá a la venta a finales de 2024 y tendrá un precio en torno a los 100.000 euros. Ya se puede realizar la preventa a través de su página web.

En carretera, Pebble Flow se adapta a la conducción del vehículo tractor y no supone un lastre al movimiento.