La colección Musas de Montblanc rinde homenaje a Maria Callas

Diseño

La colección Musas de Montblanc rinde homenaje a Maria Callas

Cargada de detalles vinculados a la soprano, está compuesta por pluma, bolígrafo, rollerball y cuaderno.

Montblanc acaba de presentar una colección especial de artículos de escritura dedicada a la soprano Maria Callas. Pertenece a la línea Musas de Montblanc, que homenajea a personalidades femeninas influyentes en la sociedad contemporánea. Así, Maria Callas Special Edition está disponible desde este mes, tanto en sus boutiques como en su tienda on-line.

La colección que Montblanc le dedica a la soprano se compone de rollerballs, plumas, bolígrafos y cuadernos. Todos ellos mantienen una estética en la que impera el color azul turquesa, por ser el favorito de la artista. Los precios van desde los 845 euros del bolígrafo hasta los 1.100 de la pluma estilográfica. El del cuaderno es de 80 euros.

En la imagen superior, vista del rollerball de la edición especial Maria Callas. Sobre estas líneas, la pluma estilográfica (izquierda) frente a los otros modelos, el bolígrafo y el rollerball (a la derecha).

Detalles que importan

Además del color, este diseño especial está plagado de detalles y simbología que aluden a la figura de Maria Callas. Por ejemplo, las hojas de laurel alrededor del cono platinado se debe al vestuario de la sacerdotisa druida Norma (de Bellini), una de sus grandes interpretaciones operísticas. Junto a este patrón vegetal, la firma de Callas aparece delicadamente grabada sobre la superficie de plata. 

La pluma estilográfica presenta inscripciones sobre la superficie de plata en distintas partes. Entre ellas, la firma de la soprano, un grabado con su mirada y unas hojas de laurel.

Otra referencia simbólica es el clip de los distintos artículos de escritura. La piedra azul con forma de pétalo no solo es un homenaje a los orígenes mediterráneos de la soprano, sino también a su pasión por las flores. A la vez, el tono radiante del mineral alude al color del mar Egeo y la forma ovalada hace referencia a las rosas que tanto le gustaban a la soprano

El plumín artesano de oro macizo Au585 recubierto de rodio es uno de los aspectos más llamativos de la colección. En él aparece el símbolo más característico de Callas: su particular mirada. Justo debajo de los ojazos está inscrito el sobrenombre de la soprano, La Divina. Un ojo y una ceja adornan la portada del cuaderno de esta colección.

Detalles de la cenefa vegetal de hojas de laurel, que hace referencia a Norma, la protagonista de la obra homónima de Vincenzo Bellini.

Para homenajear a mujeres relevantes en la cultura y sociedad del siglo XX, Montblanc toma los rasgos distintivos de iconos femeninos y diseña en torno a ellos. Elizabeth Taylor, Marlene Dietrich y Marilyn Monroe son algunas de las personalidades que han inspirado a la firma.

El plumín, en la imagen, está elaborado a mano en oro macizo y recubierto de rodio. En la inscripción se lee “La Divina”, sobrenombre con el que se conoce a la cantante.

A Maria Callas, la gran dama del bel canto, su conmovedora voz y su instinto dramático la llevaron a lo más alto del panorama musical, y es una de las sopranos legendarias de la historia de la ópera. Nacida en el seno de una familia de emigrantes griegos en Nueva York, comenzó una trayectoria internacional desde muy joven y se mantuvo en la cima durante décadas.

Cuaderno de la colección, con una ceja y un ojo de La Divina y el logo de Montblanc, una estrella blanca, en su interior.

Con un registro vocal de casi tres octavas, Callas superaba la definición tradicional de soprano. Llenó las salas de ópera más importantes del mundo y cautivó a los espectadores con un estilo único y novedoso. Su esencia queda sintetizada en su mirada felina, tan misteriosa como fascinante. La cantante interpretó numerosos papeles memorables de compositores como Verdi, Donizetti y Rossini. Entre ellos, destaca su emblemática actuación como Norma en la tragedia lírica de Vincenzo Bellini. 

Su influencia y relevancia no se vieron menguadas con el cese de su carrera profesional. Al contrario, una vez se retiró de los escenarios, se dedicó en cuerpo y alma a la vida de la alta sociedad internacional. La figura de María Callas ha trascendido por su explosiva combinación de talento y carisma. Tras 45 años de su muerte, su figura es símbolo de excelencia y su legado cultural es ejemplar.

La Divina acompañada de Giuseppe di Stefano, popular tenor lírico italiano. La fotografía fue tomada en 1974, en el último tour que hicieron juntos. El deterioro físico de la soprano la obligó a alejarse de los escenarios definitivamente poco después. Foto: Maria Callas State.